Saludo del Presidente

 

Luis Fuentes Rodriguez

 

La Fundación de Castilla y León inicia una nueva etapa de su andadura con el principal objetivo de contribuir a la consolidación y el desarrollo de la convivencia democrática de cuantos habitan esta tierra. Con la vista puesta en el progreso social de nuestra Comunidad, este organismo impulsará todo tipo de proyectos enfocados a la promoción, la defensa, el conocimiento y la difusión de valores como la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

Unos valores que inspiran los tres ámbitos de actuación sobre los que pivotará su plan de actuación: el fomento del talento y de la creatividad, de la educación y del deporte y, finalmente, del bienestar social y el reto demográfico.

Castilla y León es un territorio rico en cultura y patrimonio, dos vías singularmente eficaces para impulsar el desarrollo y el progreso sin caer en miopías localistas ni en la nostalgia de un pasado mejor. Del mismo modo, creemos firmemente en la educación en valores democráticos. Porque no hay mejor manera de generar convivencia que enseñar a nuestros niños y jóvenes a darse cuenta del privilegio que supone vivir en un Estado de Derecho. Por eso, la Fundación va a contribuir a hacer realidad lo establecido en el artículo 16.19 del Estatuto de Autonomía, orientando sus actuaciones hacia la consecución de un sistema educativo de calidad, abierto, plural y participativo que forme en los valores constitucionales a quienes están llamados a ser el futuro de esta Comunidad.

Además, las actividades de esta institución sin ánimo de lucro tendrán un especial interés en todas aquellas iniciativas dirigidas a la integración y la igualdad de oportunidades para las personas y colectivos más vulnerables. Porque la convivencia es más fácil para todos cuando formamos parte de una Comunidad que se preocupa y cuida a quienes tienen más dificultades o son más débiles. Por este motivo, la Fundación potenciará todas aquellas actividades que faciliten la participación de estos colectivos con el objeto de hacerles partícipes de las decisiones sociales y políticas de la vida pública.

Con el deseo de que la Fundación de Castilla y León contribuya a construir, entre todos, una sociedad mejor, agradezco a los patronos su confianza e implicación en un proyecto tan ilusionante.